LOS PRIMEROS EFIGIES DE LA SERPIENTE EMPLUMADA

En primer lugar, es conveniente insistir en el hecho, comprobado por todos los arqueólogos, que en Teotihuacán las primeras efigies de la "Serpiente Emplumada" son encontradas, divinidad que desde entonces ocuparía el epicentro religioso de las civilizaciones Mesoamericanas restantes. El diós Quetzalcotal nació allí y además las sagradas leyes Nahua precisan que su nacimiento tuvo lugar, gracias al sacrificio voluntario, en el pico de la gran pirámide, del arcáico Diós del fuego, Huehueteotl, cuya representación en la figura de un hombre viejo en cuclillas y de cara arrugada, sirve de decoración a muchos vendedores de incienso y braseros de Terracot.

Es evidente la transición de un culto mágico a una región solar. Laurette Sejourne explica que el nacimiento de del diós Quetzalcoatl y de la aparición en Teotihuacán del Quinto Sol y su ascensión a la Ciudadela. Ella deduce de eso que los sacerdotes arquitectos concibieron y construyeron la ciudad en cada uno de sus detalles de gloria según las reglas de la "Serpiente Emplumada". El pájaro (Quetzal) simboliza, en Nahuatl, cielo, la energía espiritual; La serpiente (Coatl), la tierra, las fuerzas de la materia. La cosmogonía jeroglífica de Quetzalcoatl expresaba la alianza entre el cielo y la tiera, la unión de espíritu y matería. El sentido secreto de ese culto a la Serpiente Emplumada consiste en simbolizar y levantar en la conciencia del hombre de su doble naturaleza e indicarle el camino de su acontecimiento solar. Pero regresemos a los lugares que nos ocupan. Si consideramos el sector ceremonial en su articulación, comprobariamos que divide dos secciones unidas por el eje de la Calzada de los Muertos: arriba en lo alto, la selección celestial donde las dos pirámides se alcanzan la una a la otra; Abajo la sesión terrestre ocupada por el recinto de la Ciudadela y por el templo de Quetzalcoatl

Todos los edificios, palacios y lugares habitables de la ciudad acomodan a la orientación Este- Oeste de la pirámide del Sol, esto representa que sigue al Sol hasta el crepúsculo, en otras palabras para los antiguos Indios, su descenso al mundo de la obscuridad antes de levantarse y volver a empezar su ascensión celestial. Es capaz de apreciar que la posición de la pirámide inflije a una leve disposición al eje Este-Oeste y el arquitecto Ignacio Marquina, tratando de aclarar el motivo, descubrió que el edificio, está dirigido exactamente al punto por el que el Sol se mete en los dos días de su camino por la Ciudadela, corazón del universo.

La fuerte relación de la pirámide con una frecuente señal en símbolos Nahuatl también puede ser observada: el "Quincunce" en otras palabras, donde cuatro puntos se ponen en la figura de un cuadrado con un quinto en el centro. Esta figura significa al mismo tiempo el número cinco, el centro y el corazón

Para los Nahuas, el corazón es un punto vital para el hombre, en donde las fuerzas opuestas convergen y deben ser unidas. En efecto, la pirámide puede ser la expresión monumental de un Quincunce, cuyo punto central elevado al espacio se convierte en espacio, se convierte encima de si mismo, y el Quincunce al mismo tiempo puede ser la plana representación de una pirámide.

Teléfonos México: (+52) 5592 7312 | +52) 5592 7313
Lada sin costo: 01 800 849 8402
USA toll free: 1 888 698 0690
E-mail: hotelvie@prodigy.net.mx | hotelvie@prodigy.net.mx
Diseñado por Network Site